Fuego apagado, humo acabado

Roja,
roja fue la pasión en tus ojos
y el fuego de tus labios.
Rojo,
rojo el compartir tu aliento
y abrazar tu cuerpo ardiente.
Tan solo naranjas las realidades
concretas y los sueños de futuro.
Amarilla la distancia
estridente en abandonos.
Negra la soledad del hoy,
consumida entre cenizas.
Gris tu ausencia, amor,
en un paisaje sin rescoldos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s