Donde dejo mi sombrero, ahí está mi hogar

el

He nacido aquí,
en un suburbio madrileño,
blanco en invierno y amarillo
tórrido en verano.

Esta ciudad castiza
es universo,
un cosmos en sí mismo
que integra y desintegra
a ciudadanos todos
de un sinfín de mundos.

Aquí he amado, a ratos,
y he odiado escasas veces,
me he convertido en ciudad
y he buscado mi estandarte.

Mi casa la encuadra
una estructura de hormigón
similar a tantas otras,
reflejo de un urbanismo
de siempre mal ideado.

Mas mi hogar es otra cosa,
es ese universo de sueños compartidos
y anhelados
que rezuman quién soy yo
frente a mi entorno.

Para cimentar mi vida necesito
una mano amiga y una sonrisa,
un sueño, una quimera, una utopía
 y un verso compartido en el reposo.

Como esclava de mi cuerpo
me dejo llevar por esta ciudad hostil
que a mí me ofrece
un rincón donde ser quién soy
entre los otros.

Pero, sobre todo,
me ofrece una caricia,
unas cañas al sol y aquella risas
que son mi energía vital.

Mi ciudad no se construye por calles,
carreteras asfaltadas,
edificios, puentes, parques…

Mi ciudad la creas tú cada día
y a tu lado está todo
en lo que me reconozco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s